miércoles, 6 de mayo de 2009

CouchSurfing: cómo viajar sin salir de casa (o viajar fuera de casa sin gastar dinero)

Este post va dedicado a los que piensan que lo más interesante de un viaje son casi siempre las personas y culturas que se conocen, a aquellos que quieren sustituir las rutas turísticas por el punto de vista local, y especialmente a aquellos que quieren viajar , practicar idiomas y conocer otras culturas pero no tienen tiempo o medios. Todos los que estén en alguna de las situaciones anteriores debería darse una vuelta por el proyecto CouchSurfing y, si se atreve, darle una oportunidad.

Hablando en plata, "couchsurfing" viene a significar "gorronear un sofá a un desconocido", lo que así de entrada da un poco de repelús. La teoría dice que tu ofreces un sofá (o un plegatín, o un colchon, o una tienda de campaña en el jardín, o un apartamento en primera línea de playa) a los miembros de la comunidad de couchsurfers y ellos te ofrecen lo que pueden en sus respectivas ciudades (más de 40.000 en los cinco continentes). Registrarte no te compromete a nada. No tienes necesariamente que ofrecer un sitio, y si lo haces es sólo cuando, a quien tú quieres y por el tiempo que te apetezca. Dormir de gorra en cualquier ciudad del mundo es tan sencillo como registrarse en la web, elegir la ciudad que vamos a visitar y buscar posibles anfitriones. Si tenemos suerte (es decir, si parecemos majos y de fiar) conseguiremos un lugar donde dormir, un guía que nos enseñará la ciudad o unos "futuros amigos" con los que salir a tomar unas copas. O nada, claro, que también es posible. Según dicen, ya hay más de 700.000 personas de todo el mundo apuntadas al proyecto, así que por lo menos posibilidades hay, pero claro, en las localidades más turísticas y más bien situadas siempre habrá menos posibilidades de encontrar un sofá libre.

Cuando te enteras un poco de como funciona el sistema piensas cosas como... ¿Por qué iba a dejarme un newyorkino dormir dos días en su sofá sin conocerme de nada? ¿Qué tipo de pirado se metería en casa de un desconocido sin conocerle de nada? Si eres español la siguiente pregunta será... "¿y por qué voy yo a alojar a alguien si no me obligan? Me voy a gorronear por ahí y si te he visto no me acuerdo... y lo mismo harán los demás, así que...". Yo también me preguntaba todo esto, así que desde que volvimos del viaje hasta ahora no se me había pasado por la cabeza apuntarme. Pero la cuestión es que después de estar unos meses por aquí echaba de menos el gusanillo ese que te entra cuando hablas con alguien a quien apenas entiendes, que ha vivido cosas que tu sólo has visto por la tele o que alucina al ver una pata de cerdo en la cocina. Total, que en un momento de aburrimiento supino y con la excusa de practicar algo de japonés y de sueco me apunté y ofrecí la habitación de las visitas. De eso hace poco menos de un mes. Al día de apuntarme ya me habían llegado tres solicitudes, una de N.Y, otra de Inglaterra y otra de dos hermanas húngaras. Cosas de vivir en Barcelona.

Con la sensación de haberme metido en un lio, acepté a las dos hermanas húngaras (eran las que parecían más inofensivas) aunque sin estar demasiado convencido. Había sido todo demasiado rápido y ni siquiera había meditado lo que implicaba tener visitas en casa. ¿Tenía que acompañarles todo el día? ¿Guardar los objetos de valor? ¿Obligarles a salir cuando yo no estuviera en casa? ¿O dejarles una copia de las llaves? A priori es muy difícil contestar estas preguntas, así que lo que se suele hacer en estos casos es conocer primero al huesped y decidir en función de la opinión que te formes. Ellas mismas me dijeron que si usas el couchsurfing para viajar tienes que estar preparado para adaptarte a las condiciones de quien te aloja, lo cual me tranquilizó bastante. Previamente habían estado en París, en un sofá de un piso de estudiantes, y según me contaron la experiencia fue muy agradable. Los días que estuvieron en casa se comportaron con total corrección y amabilidad, y además se dedicaron a cocinar (muy bien por cierto) cosas tan húngaras ejem como crepes, pancakes o barritas de queso rebozado. Entre comilona y comilona andé lo que no había andado en varios meses y visité mi propia ciudad con ojos de turista, lo cual es de lo más interesante. Por supuesto, también aproveché para investigar de primera mano qué hay para ver en Budapest y alrededores (según parece, Transilvania es donde hay que ir, aunque hay que cruzar un poco la frontera), y como está la vida por allá. En fin, pasé unos días de turismo en casa, hice dos buenas amigas, practiqué idiomas y rompí con la rutina del sedentarismo por unos días. Una experiencia magnífica.

Desde entonces me han seguido llegando peticiones de couchsurfers. Tantas, que he decidido poner temporalmente el cartel de "Out of Service" para no tener que responder a todas. El fin de semana pasado un amigo alojó a una chica coreana y organizamos una cena y una expedición a la feria de Abril de Cataluña (efectivamente, hay cosas que sólo se pueden hacer con la excusa de hacer el guiri), y de nuevo volvió a estar muy bien, pero ahora toca descansar.

Para aquellos que se planteen apuntarse al couchsurfing, unos consejitos:

- Alojar puede ser tanto o más divertido que alojarse, así que no lo desestimes por defecto.
- Si acoges a alguien, que sea porque sacas algo a cambio: practicar un idioma, conocer una cultura que te interesa, compartir gustos musicales, etc... Si no lo planteas así corres el riesgo de sentirte incómodo, y acabarás considerando al huesped una carga sin que él tenga la culpa.
- No te comprometas a alojar a nadie por periodos largos. Dos o tres días suele ser la norma.
- Pregunta todo lo que creas conveniente antes de aceptar a alguien. De nuevo, si lo haces, que sea alguien con quien te puedas sentir cómodo.
- Si buscas alojamiento, ten en cuenta que ahorrarte el hotel no tiene por qué ser el factor primordial. No hay nada mejor que tener un buen contacto local para disfrutar del viaje.


Llevo poco en esto del couchsurfing, pero de momento sólo puedo decir cosas positivas. Y para colmo ya tengo medio apalabrados un viaje a Transilvania y otro a Corea con alojamiento y guías incluídos. Cuando los podré hacer ya es otra historia :), pero vamos, que os recomiendo encarecidamente que lo probeis.


10 comentarios:

Jose Alberto dijo...

Estabamos esperando un post nuevo desde hace tiempo! poneros las pilas con el blog!!!

ALGOGOKU dijo...

Enorme este post. Gracias.

Yo estoy planteándomelo para ir a Sidney en un par de años.

También estoy registrado aunque solo para tomar un café ya que comparto mi casa con mi hermano y no creo que pudiera tener el sofá libre. Igualmente, por mis turnos de trabajo, no tengo tiempo ni para el café.

Saludos.

Carol dijo...

Jose Alberto, me has dejao de piedra. Yo pensaba que ya sólo nos leía la familia. Estás casado con alguna prima mía? :D

laloybea dijo...

Qué cosas...no está nada mal la idea...
Qué ilu volveros a leer!
Por cierto Ponyo ya está aquí :D

rubs&susan dijo...

hola!!! primero deciros que no les enseñamos a hacer pan con tomate porque el "stress" de tanto snorkel no nos lo permitió. Por cierto, decirlos que hemos cambiado el nombre de nuestro blog... ahora somos www.rubsandsus.blogspot.com
Besos a los dos y deciros que me lo he pasado pipa leyendo vuestro blog.

Anónimo dijo...

enhorabuena por el post! hace poco que me he apuntado al CS y todavía no lo he probado, pero planteas muy bien todo el potencial que tiene

Isabel dijo...

Se os echa de menos en la blogosfera...

Muchos recuerdos desde la India ;-)
Isa (ella)

Jeanette dijo...

hola , me llamo Jeanette y he visitado vuestro blogg y me ha encantado y me he suscrito. me gustaria que entrarais en mi blog y os suscribierais y asi comentar cosas sobre viajes.

saludos y felices viajes
http://viajesyleyendas-j.blogspot.com/

Tirmita dijo...

Blanka Vlasic
Carol! Que he visto a esta tipa en la tele y me ha recordado a ti!
Sigues niponizada?

Carol dijo...

Jelous Tirma! Yo ya tengo edad de ser la abuela de la moza esa que me mandas :))
Pues sí, stoy a punto de rejaponizarme y en intentos de retomar el blog.
Tú por dónde andas? Hemos visto recientemente al tiparraco de tu ex, pero a tí no te vemos el pelo.