jueves, 28 de julio de 2011

Gran Mercado de Cometas de Sun He

Esta mañana, mientras me acababa los sobaos pasiegos chinos que mis anfitriones me han dejado para desayunar, me he dedicado a investigar donde comprar cometas, que es el único souvenir que se me ocurre para mis sobrinos. Mirando en Internet he visto lo siguiente:

"El mercado de las cometas de Jingshun Lu en el pueblo de Sun He, el más grande de Beijing. La visita al mercado de las cometas es una de las experiencias más auténticas y coloridas que se puede tener en Beijing. Los colores de las cometas por si solos ya valen la pena por las oportunidades fotográficas que ofrecen. Los vendedores del mercados ciertamente no te acosarán, sino que te recompensarán con sus sonrisas y posarán felizmente en tus fotos o simplemente te explicarán las razones por las que deberías comprar sus maravillosas mercancías".

No se me ha ocurrido mejor actividad para la mañana, así que tras finiquitar los sobaos me he puesto a investigar como llegar al pueblecito de marras. En Internet he encontrado varias referencias al mercado, alguna incluso en castellano, pero en ninguna explicaba claramente cómo se iba. Lo más explícito que he encontrado ha sido como llegar en coche por la autopista que va hacia el aeropuerto, así que ya he imaginado que estaría en medio de la nada. Gracias a Google Maps y copiando-pegando la dirección en chino he averiguado más o menos por donde caía el pueblo, pero no cómo llegar, se alejaba bastante de todas las estaciones de metro de mi guía (eso en la escala china puede ser 20 o 30 kilómetros, ni idea...). El taxi en China es barato, pero como esto estaba tan fuera de la ciudad no sabía si arriesgarme. Al final he pensado que lo mejor era ir en metro hasta la última parada de la línea que va hacia el norte y desde allí coger un taxi.

No se si lo he contado en algún post, pero la comunicación con los taxistas chinos es bastante complicada. Evidentemente no hablan inglés ni castellano, y aunque la Generalitat les ofrece la posibilidad de hacer cursos de catalán gratis parece que todavía no hay muchos interesados. Intentarlo en chino es imposible, porque se tiene que aparecer un angel para que pronuncies bien hasta lo que parece más fácil. Yo no lo he conseguido ni con las estaciones de metro. Enseñarles el nombre en carácteres occidentales tampoco vale, porque aunque puedan leerlo no identifican el sonido del alfabeto latino con el chino. Claro, el chino tiene unas 20 vocales ( 5 vocales * 4 tonos cada una) así que debe ser parecido a intentar entender un texto en castellano escrito sólo con la o, por ejemplo. Si encima llevas una guía hecha por alguien que no ha ido nunca a China (me refiero a la Top10 Beijing de El Pais-Aguilar, menuda estafa) en la que sus autores no se han molestado ni en poner los nombres de las paradas de metro en chino, pues apaga y vámonos... Consejito: No salgas de casa sin tener escrito EN CARACTERES CHINOS la dirección del sitio al que vas. Si es posible, lleva contigo el teléfono del hotel o tienda al que vayas, porque en China los GPSs no se llevan mucho y es posible que el taxista tenga que llamar a preguntar. Si te lo apunta alguien que domine, mejor, pero si no, puedes tirar fotos del GoogleMaps o de cualquier otra fuente que esté escrita en chino.

Todo este proceso me ha llevado su tiempo, un par de horas de investigación y preparación más o menos. En esas dos horas al gobierno chino (injustamente criticado en ocasiones) le ha dado tiempo de montarme una nueva línea de metro para mi solito. Juro que ni en mis guías ni en Internet salía la línea 15, pero cuando he llegado al metro, ahí estaba toda reluciente, a sólo dos transbordos al norte de Liufang. Jho-Tse ya me había avisado de que en Beijing están haciendo cuatro o cinco nuevas líneas de metro a la vez. Yo creo que como tienen controlado el intenné van viendo a ver donde quiere ir la gente y le van haciendo paradas a su medida. En mi caso se han dado tanta prisa que se les ha olvidado construir los alrededores, y cuando he llegado a la parada de Sun He no había más que una capa de niebla/contaminación en el exterior en lugar de mundo. Como era imposible ver ninguna colorida cometa en el cielo por la que guiarme, pero orgulloso de mi capacidad de previsión le he enseñado la foto con el texto en chino del mercado de cometas al segurata y tras dos segundos de vacilación me ha dicho "ahhhhh sí sí. Salida D". Lo ha dicho en inglés, muy claramente y con mucha seguridad. Mientras tiraba hacia la salida D le miraba de reojillo a ver si ponía cara de "huy, este no vuelve", pero el gesto era de "este chaval controla", así que he seguido y he bajado (este metro va por una vía elevada paralela a una autopista) a la calle.

En "la calle" me he dado cuenta de que la salida D era igual de buena que la A, la B o la C, porque todas iban a parar al mismo campo infinito y desierto junto a la autopista. Ni rastro de cometas, ni de civilización, sólo los coches que pasaban por la autopista y la contaminación. En caso de que hubiera cometas a 50 metros tampoco las hubiera visto. El segurata del metro sería chino de nacimiento, pero esa seguridad en las indicaciones le tiene que venir de algún pariente madrileño, sin duda. La siguiente hora me la he pasado buscando seres vivos en los márgenes de la autopista que me pudieran orientar. Cada cien o doscientos metros había alguien esperando un autobús o el fin del mundo, lo que llegara primero, así que no estaba del todo aislado. Les enseñaba el texto chino de la cámara y ni uno sabía dónde estaba el famosísimo mercado de las cometas. Por cierto, éxito total del gobierno chino en su campaña por higienizar el país: cada cien metros, en medio de la nada, había un cartel de "Toilette a 50 m" y una caseta a tal efecto en medio del campo. Pero cometas, ninguna. Al cabo de una hora y pico de caminata en ambos sentidos de la autopista decidí cambiar de táctica y esperar un taxi que me llevara directamente al mercado.

La carretera no era precisamente céntrica así que los escasos taxis que pasaban iban ocupados. Por suerte un alegre mozalbete que me vió apurado paró a rescatarme y me dijo "pero que haces tu aquí! cuanto tiempo sin verte! sube sube, que yo te llevo" entre risas campechanas. Taxi no llevaba, pero bueno... algo es algo. Le enseñé el texto de la cámara y puso cara de "hombreeeee aquí te llevo yo en naaaaa" y arrancó. Luego llamó por teléfono a su mujer y le dijo "Cariño, mata el pato que hoy tenemos invitado" o "Cariño, no me esperes a comer que me ha salido un desplazamiento largo" o "Cariño, tu sabes si hay cometas por aquí?" o "Cariño, no busques el interruptor de la lámpara que me he tuneao el coche. ". Fuera lo que fuera que le comentara la mujer le debió parecer bien, porque colgó más contento todavía. Dos minutos después, sin salirse de la autopista, me dejó en el Gran Mercado de las Cometas de Sun He. "Hale machote, bajate que ahí tienes las cometas". Parece que no, pero con el tiempo a uno se le hace el oído al chino. Le intenté dar cinco yuans por haber sido tan amable de recogerme, pero muy ofendido me dijo "no no, por favor, esto no es por dinero, es lo mínimo que puedo hacer por ti que tienes barba" (en China las barbas venden mucho). Luego resultó que no, que lo entendí yo mal, y que decía "5 yuans? pero que miseria es esta... Dame veinte por lo menos o llamo a mi mujer y te enteras..." Creo que no lo he contado todavía, pero así como los chinos parecen muy tranquilorros, las chinas parecen de armas tomar. Una de las actividades tradicionales en la sociedad beijinesa es quedarse a mirar como dos mujeres se pelean a gritos por vete a saber que motivo. Dan miedo de verdad, así que yo por si acaso le di 20 yuans al mozo para que los invirtiera en su coche y me largué a disfrutar del mercado de cometas. Pongo aquí una panorámica del conjunto del mercado en toda su extensión:

De cerca impresionaba todavía más...

P.D. El viaje de regreso en metro fue amenizado por una especie de "China Directo" que echaban en las pantallas. En él, una china famosa (supongo) se desplazaba a un lugar turístico y enseñaba sus maravillas (las del lugar). En este caso visitaban un tal Duraton River (sic), que no tengo ni idea de en que región de China estaba. Lo subtitulaban en inglés, así que esta vez si que lo entendí todo y no tenía desperdicio:

....
- (presentadora) Hay un libro que se titula "300 maravillas que tienes que visitar antes de morir" y dos de las trescientas están aquí, en España (?¿!!). Uno es este, el Río Duratón (¿¿???), que como podeis ver es increíblemente bello. Otros años llueve más y tiene mucha agua, pero ahora está prácticamente seco. Eso que veis en el aire son buitres, que son unos pájaros que hay por aquí. Su especialidad es volar (!¿?!!). El río Duratón, a su paso por la ciudad de Segovia es una de las 300 maravillas del mundo que no hay que perderse. Hablemos con los locales a ver que nos cuentan...
- Hola señor!
- (Segoviano jubilado con su señora) Hola maja, que hay.
- Señor, venimos de china y estamos enseñando el rio Duratón.
- Si mujer sí, en mi ciudad hay muchos chinos también, muchos muchos.
- ...
- Montan negocios, y restaurantes....
- ...
- Les queremos mucho a los chinos... Di algo a estos señores Carmen.
- Huy, mucho, los chinos son lo más...
- ...
- Bueno, ya ven que el río Duratón y las gentes de Segovia son una de las 300 maravillas del mundo!! Despedimos la conexión desde España!

Los que iban en el vagón conmigo debían pensar que mis lagrimas eran por morriña. Me quedé con las ganas de saber cual sería la otra maravilla del mundo que hay en España, y también de saber si nuestro ministerio de Turismo habría tenido algo que ver con el programa...

P.D.2 Si alguien ha conseguido llegar al mercado de las cometas de Sun He, si es que existe y es distinto al que fui yo, por favor, que me deje una nota. Por curiosidad sólo eh...

1 comentario:

calycanto dijo...

tío, has cogido carrerilla y da gusto leer los posts. No sé si consigues que apetezca ir a China, pero se ríe uno un montón.
Y una curiosidad: Si el Duratón es una de las dos maravillas de España, ¿cual es la otra? ¿la calle Estafeta?
Además, el Duratón no pasa por Segovia capital, yo creo que estaban en Cantalejo