sábado, 7 de junio de 2008

Descriogenizándonos en Barcelona

Llevo cinco minutos intentando empezar este post pero no hay manera, no se deja. Sin duda va a ser el más surrealista de todo el blog, al menos para nosotros. Ni el desierto, ni la selva, ni las montañas de Nueva Zelanda, ni las ciudades de Japón, ni las playas paradisíacas , ni los poblados perdidos del sudeste asiático nos han producido tanta impresión como el viaje de vuelta a Barcelona. En el post anterior estábamos explorando Camboya y de repente en este estamos en casa teletransportados. En medio quedan un montón de cosas por contar, pero ya habrá tiempo. De momento estamos intentando digerir la vuelta, así que la contamos tal cual antes de que las sensaciones (ojalá) cambien.

El plan de viaje original era para uno o dos meses más, pero hemos tenido una urgencia en la familia y hemos cambiado algo los planes. En lugar de irnos hacia Vietnam nos fuimos hasta Bangkok, Londres y Barcelona. Nos quedamos con ganas de ver más Camboya y con la duda de saber si Vietnam sería tan complicada como nos habían comentado, pero lo dejamos para más adelante. De momento nos hemos planteado la vuelta como una etapa más del viaje, de duración indeterminada pero etapa pasajera al fin y al cabo. Como terapia previa también nos hemos estado leyendo las L.P. de Barcelona y España, aunque la verdad es que no nos ha servido mucho y la vuelta está siendo una sucesión de shocks. De momento estamos dedicando nuestros peores momentos (estamos totalmente insoportables) a la familia, que para eso les hemos ido enviando alguna que otra postal, pero a los amigos nos los guardamos para cuando estemos un poco más sociables. Total, los únicos comentarios que podemos articular ahora mismo son del estilo de los siguientes:

 

a) Que caro es todo, es imposible vivir aquí.

En el aeropuerto de Londres nos gastamos en dos asquerosas hamburguesas (una vegetal, eso sí) más de lo que nos gastábamos en desayunar, comer y cenar en el sudeste asiático cada día. El autobús que nos llevó desde Heathrow a Gatwick nos costó aproximadamente lo mismo que el vuelo de Bangkok a Chiang Mai o el de Kuala Lumpur a Vientiane. Ya en Barcelona, la primera cena en restaurante , el equivalente a una semana de alimentación. Sólo la botella de agua costó más que una noche de hotel en Laos. Aún no hemos hecho el ejercicio de calcular el  "presupuesto diario de Barcelona", pero creo que lo haremos. Por supuesto, los precios europeos son algo que conocíamos de sobra, y precisamente por eso nos ha sorprendido más el impacto que nos ha causado experimentarlos de nuevo. Dan ganas de encerrarse en casa y salir sólo para comprar arroz.

 

b) ¿Por qué hay tantas cosas en casa?

En nueve meses hemos necesitado sólo lo que llevábamos en la mochila. Es verdad que nuestras mochilas no eran precisamente ligeras y que las hemos ido reformateando según la necesidad del momento, pero la cuestión es que con sólo abrir una cremallera podías acceder a todo lo que necesitabas en cada momento, de tal forma que el cerebro ya sólo quería lo que había dentro de la mochila, y el resto ni lo contemplaba. En los últimos países que hemos visitado tampoco había nada más, así que nuestra cabeza se había ido vaciando de muchos conceptos y ya sólo quedaban "ropa", "agua", "cama", "autobús", "restaurante", "cámara de fotos", "internet", "impermeable", "camino", "cucaracha", "mirinda", "mosquitera"... y muy poco más. De repente llegamos a casa, supuesto oasis de paz y tranquilidad, y nos la encontramos abarrotada de objetos, tantos que nos agobian. Y no se trata de que nosotros tengamos mucho y los camboyanos, p. ej, tan poco, el agobio no tiene nada que ver con eso. Es el sobreestímulo mental, la sensación de que con cada objeto tienes que hacer "algo" alguna vez, porque para eso deben estar ahí, y el pensamiento reflejo de que es imposible, no hay tiempo ni energía en el mundo como para prestarles atención a todos. En nuestro caso tenemos el agravante de que en casa están también Paula y David, por lo que además de nuestras cosas están las suyas, pero yo creo que el shock hubiera sido exactamente el mismo sin ellos. Una de las primeras cosas que hemos hecho al llegar ha sido despejar la habitación de invitados, llevarnos allí sólo lo imprescindible y recluirnos varias horas al día. Yo ni siquiera he sido capaz aún de sacar lo que hay dentro de la mochila.

 

c) Por favor, salid de mi cabeza.

Debo haber leído demasiados tebeos, porque para mi no hay una forma mejor de explicarlo. La sensación de ir por la calle y entender lo que dice todo, TODO,  el mundo, es igualita a la que debía tener Charles Xavier cuando perdía el control de sus poderes y se le llenaba la cabeza con los pensamientos de los vecinos del tercero B. Muy desagradable. Y lo de que te entiendan cuando no quieres, todavía más.

 

d) ¿Por qué está todo el mundo enfadado?

Lo notas en todos lados. Los niños lloran a la mínima, la gente anda con cara agria,en las aceras te empujan si no te apartas a tiempo y los camareros te miran con cara de perdonavidas si tardas dos segundo más de la cuenta en decidir lo que quieres desayunar. La agresividad está en todos lados, pero lo de los medios de comunicación es especialmente insoportable. Poner la tele es como abrir la puerta de un siquiátrico en el que sólo hay violencia, desastres, crisis y mala baba. Da la sensación de que el armagedón está al caer y de que no hay ningún futuro posible, así que para que colaborar con el prójimo. El contraste con el civismo, la ilusión y la confianza en el futuro que tienen en casi todos los países donde hemos estado es muy grande, y muy difícil de entender. Aquí lo tenemos todo o casi todo, y no nos jugamos morirnos de hambre si no hay buena cosecha, sino mudarnos a un piso más pequeño o más lleno, cambiarnos de ciudad,  tener que trabajar más horas o dejar de irnos de vacaciones cada año, pero parece que el miedo a cualquier pérdida o cambio nos paraliza totalmente. Cuando las chicas del Carrefour nos tiran la tarjeta a la cara cerramos los ojos y nos acordamos de Japón.

 

e) No tengo ni idea de lo que tengo que hacer hoy, y de todas formas si lo supiera no tendría ganas de hacerlo.

A ver que tal la semana que viene...

 

 

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Irme sola de viaje en plan mochilero sin rumbo fijo fue una locura segun muchos pero lo peor din duda fue volver y sentir que no encajaba de nuevo en el mundo de las prisas, de las apariencias... aunque uno se acaba adaptando a la fuerza... en la oficina el tipico dia que el jefe esta insoportable me dan ganas de enviar mi supuesta calidad de vida al infierno y probar a vivir con menos pero alla...
animo

Tirmita dijo...

Vaya hombre, me acuerdo de vosotros y vengo a mirar que tal os va y da la casualidad de que acabais de volver!
Tengo que ponerme a leer toooodo lo que no he leido.
Mucho animo con el shock cultural de vuelta! Ya sabeis que el mayor peligro es aburrir a la gente con dialogos del estilo:
Amigo: Estoy pensando en comprarme un coche...
Vosotros: Pues sabes que en XX y en XX casi nadie tiene coche? Y oye, se las apan~an muy bien! Les ponen unos artefactos ingeniosos a las bicicletas y las usan para llevar la compra, los nin~os, el frigorifico...
Amigo: ...
Y luego cuando os pregunten las tipicas "y que tal?" y tengais que soltar el tipico "maravilloso, genial" por la centesima vez y entonces digan "pero cuentame algo"... Al menos vosotros podeis mandar a la gente a ver el blog. Os aconsejo hacer tarjetas de visita con la direccion del blog y repartirlas a diestro y siniestro. O hacer una seleccion de las mejores fotos y llevarlas siempre encima para incitar a la gente a que pregunte sobre cosas concretas.
Muchos besos y abrazos (habeis encontrado muchos de esos por el camino?) y mucho animo :) (notese la sonrisa, que no todos andamos enfadados por la vida)

Carmen dijo...

Bueno Al, no esperaba menos del temido blog de vuestra vuelta. Creo que ya es buena señal que te hayas soltado...Nada, que en breve te quiero al 100% luciendo ese tipito con el que has llegado! Leyéndote recordaba la vuelta de una amiga de una larga estancia en el Brasil más pobre, se "ahogaba" en los supermercados viendo la cantidad de productos y precios..
Besos

Jesús dijo...

Increible pero cierto. Se nos ha ido la castaña y ni siquiera nos hemos dado cuenta. Aqui todo el mundo quiere tener más que. En África dicen algo como: "Vosotros tenéis relojes y nosotros tenemos el tiempo.

Cansa ir para atrás todo el tiempo. Y si hablamos de huelgas ...


En fín, suerte con la familia. Todo lo demás es cuestión de tiempo. Y la prisa para los ladrones y los malos toreros.

Al. dijo...

Andá! Tirmita! Cuanto tiempo... ,y que rabia lo del perfil "no público", así no va a haber forma de enviarte un mail y saber de tu vida! Bueno, ya encontraremos la manera...
Gracias a tuti por los ánimos. Me apunto lo de visitar los super como terapia, pero sólo una sección cada día, que si no es demasiado. De todas formas ya noto que poco a poco me vuelven las ansias consumistas, y eso sin duda es ¿buena? señal. Un día de estos me compro un tebeo.

jano dijo...

Hola chicos,
que sepais que vuestro blog durante estos meses ha valido para que algunos currantes de este país hayan podido escaparse del estres y hecho volar su imaginación durante unos minutos. Disfrutando de vuestras experiencias, y como no, sintiendo envidia en casi cada momento. Siempre podeis pensar que incluso habeis hecho una buena labor.

Ánimo para afrontar este regreso, que aunque lo parezca el mundo no se acaba aquí y que seguiremos leyendo ...

Un abrazo

Isabel dijo...

Carol, Alberto: espero que ese problema familiar no sea grave, aunque imagino que bueno no es para que hayais tenido que acortar el viaje...

Como bien decís, esto sólo es una etapa en el viaje. Así que, sobre todo, no os desaniméis!

Yo he vuelto de Colombia ayer por la noche y también me estoy "readaptando" a mi casita. Jose y yo estaremos unos días en Barcelona a finales de Junio... ¿oportunidad para conocerse por fin? ¡Ojalá!

Muchos besos!!!!!

Isa (de Él y Ella)

marcis dijo...

Siento que hayáis tenido que volver antes de hora, sobre todo por un tema así... Con lo bien que me lo estaba pasando con vuestras historias!!

Ánimo y a pensar en el próximo viaje.

Anónimo dijo...

Bienvenidos a la civilizacion de Barcelona.... Ya me explicareis...
Saludos. DARIO

Naranja dijo...

Bienvenidos y sobretodo enhorabuena por la gran aventura. La mía terminó hoy exactamente hace dos meses, y estoy en plena fase de postviaje.
Sin duda el país más impresionante es el tuyo propio a la vuelta. Y cuando la rutina se intenta acercar a ti ya verás qué risa.
Bueno, hemos pasado de ser compañeros de viaje, o de bloges virtuales, a compañeros de lucha contra la vuelta.
Yo a la mínima de acuerdo de Tailandia, la comparación es invevitable.
Si dais con una solución, me avisáis, que leeré ansioso je, je.

Yomismo. dijo...

Vaya! hacía unos días que no entraba en vuestro blog, siento que hayais tenido que precipitar el regreso, espero y deseo que todo vaya bien en vuestra familia, ánimo!.
Este post define muy bien el efecto postviaje, ¿se puede pensar que sería mejor no haberlo hecho?; de todas formas espero alguna reflexión de la otra mitad del equipo.
Y cojo la palabra, contaréis mas cosas con más tiempo.
Hasta pronto.

Anónimo dijo...

Hola chicos!!!
Llevo meses siguiendoos...y disfrutando de cada momento al leer vuestro blog...enhorabuena!!!nos habeís echo soñar, con tantos lugares. Siento que la vuelta a la "jungla" este siendo tan dura. Llevo 6 meses perdida por la "tierra media", a menos de un mes de volver a casa...y ya tengo el pánico y el miedo metido en el cuerpo.
Ánimo chicos!!! Poco a poco!!
Lorena

Anónimo dijo...

Hola! Soy Jose... estuve en Asia y habéis ido leyendo mi blog (gracias!).
Acabo de leer vuestro post y me habéis dejado descolocado con la sorpresa de vuestro regreso, la mala noticia del problema familiar y el regusto amargo con Barcelona (que comparto, aunque de una forma más llevadera después de haber superado el shock asiático).
Me encantaría poder tomar un café y hablar de un millón de cosas. Cuando estéis listos. Os paso mi email: guissu77@yahoo.es
Un abrazo enorme y suerte.

Actividad Teocratica dijo...

Hola
He llegado a vuestro blog mediante packgoesto..., yo llevo 6 meses en Ecuador, tras haber hecho un periplo por 32 paises, la semana que viene voy a visitar a la familia... ya tengo miedo de la reentrada leyendo vuestras reacciones... en fin, creo que al leeros voy con algo de ventaja.

Espero que pronto podais reanudar el vuelo y seguir contandonos.

Sandar dijo...

hola chicos!!!!
Hacia unos meses que no me pasaba por vuestro blog y por sorpresa descubro que ya habeis vuelto.Espero que el problema que os ha hecho volver precipitadamente se haya solucionado.
Solo queria deciros que animo con la "vuelta a casa",que sin duda es lo mas duro de los viajes.Ahora a pensar ya en el proximo eh?
Tambien daros las gracias por contarnos todas vuestras aventuras, no sabeis la tremenda envidia que me habeis dado!!!!!
Yo tambien soy una enamorada de asia pero por ahora no tengo la "suerte o el valor" para hacer un viaje como el vuestro, a pesar de que para mi seria un sueño. Me tendre que conformar con pasar por alli solo los 21 dias de vacaciones al año....
Os deseo mucha suerte en vuestras proximas aventuras y de nuevo gracias por las risas y las horas tan entretenidas que he pasado con vuestro blog.Un saludo desde Malaga.Sandra.