viernes, 25 de enero de 2008

Sydney con lluvia

Hemos pasado una semana y pico de lluvia continua en Sydney, más que suficiente para darnos cuenta de que la ciudad pierde bastante sin sol. De todas formas, puestos a elegir un sitio donde nos lloviera, éste no es malo: tenemos cines, librerías, supermercados y algún que otro museo para visitar sin tener que mojarnos demasiado. Además, el hostal tiene diversión asegurada cada día. Esta noche, por ejemplo, nos hemos dado cuenta de que faltaba el microondas. También faltaban todos los indios. En realidad no había prácticamente nadie, porque hemos llegado pasadas las 11 de la noche y eso aquí es ya muy tarde, y en la cocina sólo quedaba una chica taiwanesa, con la que solemos coincidir mientras cocinamos, plato en mano y con cara de no saber qué hacer con él. Tampoco sabía que había pasado con el microondas, pero según nos ha dicho, esta misma noche ha visto a los indios calentarse unas latitas con él. Si ha explotado o no, no nos lo ha podido decir, pero la cuestión es que el microondas ya no estaba. Carol y yo nos los hemos imaginado a todos encerrados en una habitación intentando resucitar al pobre aparato, pero nos parece poco probable que lo hayan conseguido. No nos importa mucho, porque pasado mañana nos vamos hacia Melbourne, donde hemos alquilado una furgoneta para ver la Great Ocean Road. Además, mañana es el día de Australia, y probablemente no pasemos mucho por el hostal. Nos espera un día de banderitas, desfiles y nacionalismo. Hasta ahora no nos ha parecido ver un ambiente muy nacionalista, quizás porque los asiáticos son casi tan numerosos como los australianos, pero además porque los últimos parecen bastante abiertos. Pero por otro lado nos ha sorprendido ver la importancia que le dan al "Made in Australia" que aparece bien visible en casi todos los productos del supermercado. Y también alguna que otra noticia sobre asaltos indiscriminados a ciudadanos de oriente medio después de que dos salvavidas playeros fueran agredidos por un par de libaneses.

Estos días en Sydney, como los de Adelaide, nos han venido muy bien para sentirnos un poco sedentarios. Nos hemos adueñado de un par de sofás en el Borders (el Fnac de aquí) en los que hemos pasado varias tardes leyendo libros y cómics, y hasta nos hemos permitido ir al cine de vez en cuando. El cine cuesta unos 10 euros, y la verdad es que no hemos tenido mucha suerte con la elección de las películas. No se os ocurra ir a ver la última de Tim Burton, un auténtico tostón. De las que hemos visto aquí sólo se salva "No country for old men", peliculón que vale por toda la cartelera. Para compensar el exceso presupuestario, esta tarde nos hemos pasado por nuestro cibercafé habitual (GlobalGossip, muy recomedable si andais por tierras Australianas o Neozelandesas) y nos hemos bajado la última peli de Futurama, algunas horas Chanante y un par de Buenafuentes (2 euros en total :)) mientras Carol acababa de reservar  hoteles en Singapur y vuelos a Bali. La verdad es que nos morimos de ganas de llegar a Singapur, donde pillaremos las celebraciones del año nuevo Chino, y de empezar a movernos por Asia. Algo de rutina está bien para reponer fuerzas, pero esto sin sol no da para mucho más que para ser un sucedáneo de hogar, y para eso ya tenemos el nuestro. Por si acaso nos arrepentimos, Carol ha encontrado un hotel en Singapur que tiene dos gatos. Que ganas que tenemos de llegar a Singapur!

2 comentarios:

jose dijo...

Hola!!!

gracias por pasaron por mi viejo blog!!! si de viajar con poco (poquisimo) presupuesto por el sureste asiático se trata no dudéis en preguntarme lo que queráis!!! os paso mi email???

Una pena lo de la lluvia... pero de todo os encotraréis en el camino.

Me gustaría recomendaros un libro. Se llama Down Under y es de Bill Bryson. Creo que es un libro imprescindible para el viajero por Australia... simplemente genial, informativo y divertidísimo. Os pasáis por un Borders (Dios! también allí hay Borders?!) y seguro que lo encontráis.

Gracias por vuestro blog. Si no os importa me meto en vuestra maleta y os sigo.

Un abrazo desde Praga

Jose

Isabel y José dijo...

Si es que tanto en Sídney como en el patio de mi casa, cuando llueve... pues te mojas! A mí me pasó lo mismo durante un par de semanas recorriendo el sur de China, y eso que no era época de monzón!

Chicos, pasadlo muy bien en Asia, un cambio que ya de entrada le sentará fenomenal a vuestros bolsillos... salvo que salgáis de copas por el Raffles!

Eso sí, preparaos para pasar calor... el Juni y yo sudamos la gota gorda en Singapur, de esto hace ya casi una semana (snif, snif).

Gracias por compartir vuestras aventuras con nosotros. Ahora soy yo la que os sigo de cerca y es un placer. Me río muchísimo con vosotros!

Un abrazo,

Ella (Isa)