domingo, 9 de septiembre de 2007

Marujeando por Tokio

Hoy me he quedado a descansar por el barrio, así que he aprovechado para investigar la zona y para departir con los Tokiotas. Aquí son tan amables que cualquier pregunta inocente puede complicarse hasta el infinito, así que más vale ir con cuidado. Hoy se me ha ocurrido preguntarle a una señora que pasaba si sabía en que punto del mapa que tenía entre mis manos nos encontrábamos. Estábamos junto al río, muy cerca del apartamento, y yo sólo necesitaba saber si estaba en el puente correcto o en el contiguo. Además, estaba junto a un cartelón con un mapa en japonés, por lo que esperaba una respuesta rápida. Pero no, la cosa se ha complicado. La señora, tras girar 5 veces mi mapa y señalar en todas direcciones me ha dicho que la siguiera. Me ha llevado hasta su casa porque al parecer su hija sabía hablar inglés y podría ayudarme. En fin, si estaba mínimamente perdido, al llegar a su casa ya no tenía ni idea de donde estaba. Por desgracia su hija había salido, y el mancebo que ha cogido el interfono debía estar viendo el partido, así que no nos ha hecho mucho caso. Pero la señora no se ha rendido y me ha llevado hasta una estación de policía que estaba mucho más lejos todavía. Mientras tanto la señora llamaba y llamaba por teléfono esperando el comodín de la llamada, pero sin fortuna. En la comisaría nos han sacado un supermapa de Tokio con todo lujo de detalles y hemos formado un comite de crisis. Dos policias, la señora, y el gaijin que no se cortaba un pelo y les insistía que en que estaban mirando el mapa del revés. Pero claro, aquí el tonillo a lo Pacomartinezsoria no lo pillan, y he esperado imperterrito 10 minutos hasta que se han dado cuenta entre risas. Finalmente todo ha quedado aclarado así que la señora me ha sacado de la comisaría y me ha acompañado 6 o 7 calles más hasta que ella también se ha perdido y hemos preguntado a otro señor. Este lo ha visto más claro, entre otras cosas porque estabamos en la intersección de un río y una autopista, y en el mapa sólo había un sitio parecido. No había pérdida posible, así que la señora se ha quedado tranquila y nos hemos despedido entre lágrimas de emoción. Casi casi lo mismo que en España...

2 comentarios:

martamans dijo...

Jajaja que risa....me lo puedo imaginar,...En Vietnam la gente a la que le ensenyabamos el mapa , hacian tres cuartos de lo mismo...Se estaban mucho rato mirando, sin ubicarse para nada, y en momentos casi parecia que se divirtieran viendo algunos nombres de las cosas que reconocian y se lo ensenyaban al de al lado...parecia que dijeran algo como"mira, pero si en este trozo de papel esta el campo de futbol del pueblo..."Pero de situarnos nada, jeje.

Spoko_EntPais dijo...

Al, parece mentida lo que hace el desconocer un idioma.